AQUÍ ESTOY. El sí a la Palabra que llama

Comparte:
Aqui esto si a la palabra que llama

AQUÍ ESTOY. El sí a la Palabra que llama escrito por Anna Maria Cànopi y publicado por Editorial Paulinas, Madrid 2020. Páginas 128.

A lo largo de la Escritura encontramos diversos testimonios de hombres y mujeres que dieron su sí a la propuesta de Dios, aceptando ser sus mensajeros, sus profetas, respondiendo a su llamada: “Aquí estoy”. 

Autora – Anna María Cànopi

Anna Maria Cànopi ha sido la abadesa de la abadía benedictina Mater Ecclesiae, en la isla de San Giulio (Novara), durante 45 años. Falleció en 2019. Es autora de numerosas publicaciones sobre espiritualidad bíblica, litúrgica y monástica. Entre sus obras, destaca su colaboración en la Biblia de la CEI, en las ediciones oficiales del Misal y  de los Leccionarios litúrgicos. Ha publicado varios libros en Paulinas.

Aquí estoy

Para escuchar la voz de Dios hay que estar con el oído del corazón atento, permaneciendo vigilantes a las señales, los susurros, los clamores silenciosos… para que no pase de largo. La escucha va de la mano de la contemplación, es decir, de permanecer con los ojos abiertos, en profunda comunión con las alegrías y los sufrimientos de nuestros hermanos en el mundo que vivimos. Entonces es cuando podemos advertir el paso de su brisa por nuestra vida.

Decir “aquí estoy” no es fácil. Muchas veces la misión expuesta no genera dicha ni entusiasmo, pues supone enfrentarse a situaciones comprometidas, difíciles. Pero se nos pide responder con prontitud, fiándonos, sintiéndonos impelidos a tomar una postura radical para que la salvación, la liberación de Dios se haga presente y resulte fecunda. En el propio camino de la entrega esta ya la recompensa de una intensa satisfacción y plenitud de vida.

Personajes bíblicos que dijeron “Aquí estoy”

En estas páginas se presentan varios testimonios de personajes bíblicos que dijeron sí a la llamada de Dios, diciendo sin dilación “Aquí estoy”: Abrahán, José, Moisés, David, Isaías, María, Jesús, Ananías… Cada uno desde su propia historia y cultura, su personalidad y sus circunstancias personales. Todos plantean sus dudas, sus dificultades, sus incapacidades… pero Dios se las va resolviendo, les asegura su cercanía, su espíritu, su fuerza, su amor. Y espera el “sí” de su interlocutor que, al final, llega obediente, dócil, confiado.      

La proposición de Dios para seguirle y ser transmisores de su Palabra, de sus mejores deseos para su pueblo, a veces es difícil de interpretar: puede ser por el mensaje de un ángel, una zarza ardiendo, las estrellas del cielo, un sueño, el silencio del desierto… Solo una fe profunda, repleta de confianza puede responder, a pesar de las dudas: “Aquí estoy”.    

Ser mensajeros de la misericordia de Dios

La Palabra que se deben comunicar no se puede tomar como una propiedad privada, sino como un bien a transmitir e irradiar, para el bien y la felicidad de los demás, para desenmascarar los ídolos y las injusticias que oprimen a los más débiles, para crear un mundo más fraterno, en armonía y paz.

Las personas que apuestan por ser mensajeros de la misericordia de Dios, no pueden ser duros e intolerantes ante el pecado, las deficiencias, el egoísmo, porque han sido enviados para hacer presente la salvación, el perdón, la liberación de un Dios Padre bueno.   

Dios nos dice a cada uno: “Yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo”. Esta es la fiesta de la vida, a la que nos convida cada día nuestro Dios. Es como si nos invitara nuestro mejor amigo. No se puede rechazar una invitación de esa naturaleza. Hay que aceptar con presteza y empezarnos a arreglar, sabiendo que lo vamos a pasar estupendamente. Aunque nos cueste llegar o aunque tengamos que aguantar las inclemencias del tiempo. Pero es nuestro mejor amigo y no le podemos decir que no.  

Añadir al carrito

 

Comparte:

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar