Artículo escrito sobre sor. Herminia Brunetti, después de leer su libro

Comparte:
Librería Paulinas Valladolid

Esta reflexión nos ha llegado por parte de Francisco Javier Vicente Gonzalo después de haber leído el libro de Herminia Brunetti, publicado por la editorial Paulinas, Madrid

Un testigo de la misericordia en nuestros días

Herminia Brunetti

“Tengo el placer de escribir estas líneas sobre Sor Herminia Brunetti. La conocí al visitar la librería de las Hermanas Paulinas en Valladolid y comprar el libro que han editado sobre ella. De Sor Herminia me impresionó la forma tan “natural” como vivía lo sobrenatural:

El libro se trata de realidades existenciales

En ella destacan la fe, la esperanza y la caridad.

Herminia Brunetti, apóstol de la misericordiaUna fe, que moviéndose siempre en la penumbra, en verdades misteriosas, sin embargo se esclarecía en un montón de acontecimientos que manifestaban que sus creencias no eran unas fantasmagonías. El cielo, el infierno, el purgatorio, los ángeles, el diablo… todas estas realidades están presentes en la vida de Sor Herminia de modo “fáctico”.

No se trata de nuevas hipótesis, son realidades existenciales que se manifiestan en su vida en hechos concretos e históricos con personas, lugares y horas determinadas en los que han sucedido.

La esperanza es vibrante en la vida de Sor Herminia. Todo lo que le sucede nos habla de un futuro, de una escatología, en el que las cosas no están sometidas a los límites de este mundo. Nos habla de una vida que puede y debe ser alegre porque el mal no tiene la última palabra. Cristo resucitado, vencedor del mal, el pecado y la muerte fue un Señor, el faro de su vida, y en todos los acontecimientos que le sucedieron ella manifestó que sabía de quién se había fiado y que no era descabellado esperar en Aquél que todo lo daba.

Y por último la caridad: Una caridad que se manifestó tanto en sus actividades cotidianas, sirviendo con esmero y cariño en las librerías, como en sus vivencias sobrenaturales, curaciones, ayuda a parejas infértiles, a poseídos del demonio…

Además Sor Herminia es un arsenal teológico. Es muy de esperar lo que se descubre sobre su doctrina en torno al Purgatorio. Esperamos amigos nuevas publicaciones que nos hablen sobre este tema.

Sor Herminia, víctima de la caridad

Finalmente les diré que lo que más me impresionó de su vida fue su muerte. El diablo le causó tales heridas que la llevaron a la tumba. No fue por casualidad.

Durante toda su existencia Sor Herminia ayudó a los afligidos por el Príncipe de las Tinieblas.

En nuestro mundo hablar de esto nos puede etiquetar como poco de supersticiosos. Pero en la vida de Sor Herminia, la realidad de lo diabólico, a lo que se enfrentó y venció, estuvo presente de un modo constante.

Ella fue víctima de la caridad. Ayudó a un montón de gente a librarse de las cadenas que el “Enemigo” le tendía, y pagó con su vida su entrega y poder con los señores del mal.

En definitiva, si la fe es oscura, Sor Herminia con luz venció con claridad realidades misteriosas.

Si la esperanza a veces es vacilante, ellas nos la mostró con alegría y seguridad.

Y de su caridad no cabe decir sino que fue sobrenatural en lo natural, en lo milagroso, en lo místico, donde brilló ayudando a sus hermanos en el nombre del Amor de su Vida: Jesús de Nazaret. Esperamos que la Iglesia a la que amó y sirvió ejemplarmente reconozca las virtudes de esta hija suya.

Mientras tanto, nos encomendamos a ella seguros de su intercesión prodigiosa, pues, la que tanto amó y ayudó a la tierra, no puede hacer menos al lado de Aquél al que entregó su vida que ya hace unos años la llamó a su presencia.

Comprar

Francisco Javier Vicente Gonzalo.

Comparte:

Dejar una respuesta

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar