Besos de Dios, a medianoche

278
0
Comparte:
Besos de Dios a medianoche

Antonio Gil Moreno: Besos de Dios, a medianoche. Paulinas, Madrid, 2017. 152 páginas.

 El autor nos ofrece en este nuevo libro, una serie de textos que iluminan nuestro camino, que nos ayudan a despertar a una nueva vida, que nos hacen sentir en la noche oscura los besos de Dios, para no perder la esperanza.

Autor

Antonio Gil Moreno, sacerdote y periodista, licenciado en Teología, ha desarrollado una amplia labor como escritor. Ha sido subdirector del diario «Córdoba» y delegado diocesano de Medios de Comunicación Social entre 1966 y 1999. Entre sus premios periodísticos, figura el de «Ciudad de Córdoba», otorgado por la Asociación de la Prensa. Actualmente es canónigo de la Catedral de Córdoba.

En Paulinas ha publicado los siguientes libros: Páginas para encontrarte con Dios, Susurros de Dios, El perfume de la fe, El Evangelio de las pequeñas noticias, Luces para resucitar y 100  palabras sobre el cristianismo.

Besos de Dios, a medianoche

A medianoche se hace el silencio, llega la hora del descanso, relucen más las estrellas en el firmamento y se inicia el baile de los sueños.

Soñar dormidos puede ser, a veces, una pesadilla.

Y soñar despiertos puede convertirse en una hermosa aventura.

También la medianoche es la hora de los besos, incluidos los besos de Dios, que cuida de nosotros, nos lleva de la mano, está siempre a nuestro lado y siempre toma partido por nosotros.

Dios está de nuestra parte, porque somos sus hijos, herederos de su Reino.

He aquí, en ramillete primaveral ‒poemas, mensajes, caricias, profundas lecciones teológicas‒, algunos de los besos de Dios, a medianoche. Pueden servirnos de contraportada de la jornada, de punto final del día que termina. O quizás, de alborada anticipada, de aurora que se adelanta y llega con urgencia a nuestro corazón.

Ilumina el camino

Besos de Dios, a medianoche nos ofrece mensajes sencillos, fáciles de entender, luces que iluminan no solo el camino sino nuestros pasos. La luz por excelencia es la Palabra de Dios ‒«Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero», dice el salmista‒, pero en nuestro caminar vamos encontrando avenidas de pequeñas luces, que nos descubren paisajes maravillosos de fe, de esperanza y de amor.

Cuando se hace el silencio a nuestro alrededor, Dios se acerca a nosotros y besa nuestro corazón anhelante. Nos daremos cuenta de su presencia, de su aliento, de su calor, porque sentiremos en el alma cómo brota, quizás en pleno invierno, una pequeña flor de primavera.

Es una cosecha de experiencias, textos, reflexiones, poemas, pinceladas de autores muy diversos: escritores, poetas, santos, papas, científicos, filósofos, monjes… que ha escogido con mucho cuidado y esmero, para ser pensados, rezados y reflexionados.

¿Cómo leer este libro?

Es un libro para leer con detenimiento, pausadamente, dejando que nos vaya calando el mensaje que nos transmite el texto, en general breve, profundo, intenso e incisivo. Pueden ser textos con un trasfondo humano, para hacernos sentir corresponsables del destino de la humanidad y de nuestro mundo.

Otros textos podríamos catalogarnos de autoayuda, para ayudarnos a valorar nuestra potencialidad para mejorar en nuestro trabajo, en nuestra relación con los demás, en nuestro desarrollo interior. O pueden ser de autores cristianos, para mostrarnos la necesidad de profundizar y crecer en nuestra fe, para que permee de una forma nueva toda nuestra vida.

Pero todos y cada uno de ellos pretenden motivarnos e impulsarnos a sentir y vivir de otra manera.

Destinatarios

El libro es muy sencillo y utiliza un lenguaje muy ágil. Está recomendado para todos.

 

Comparte:

Dejar una respuesta

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar