Ciencia y fe. Una nueva introducción

116
0
Comparte:

Ciencia y fe. Una nueva introducción, escrito por Haught, Jonh F., Sal Terrae, Cantabria, 2019, 205 pp.

Autor

Haught es miembro de la American Academy of Religion y es uno de los grandes expertos en el campo de las relaciones entre ciencia y religión. En esta obra introduce preguntas nuevas y examina cuidadosamente cómo entender la fe teísta en la era de la ciencia. El Dios de Abrahán, a quién los hebreos denominan “Yahvé” y más tarde los musulmanes “Alá”, como ha enseñado Jesús a los cristianos, es un Dios en el que siempre se puede confiar.

Ciencia y fe

La obra se organiza en torno a doce capítulos. Cada uno comienza con un interrogante  sobre cómo entender la existencia de Dios ante los estudios científicos: ¿Realmente suceden los milagros? ¿Podemos ser buenos sin Dios? ¿Qué pasa si existen los extraterrestres?…..

Expone cómo responder a estas preguntas de tres maneras diferentes. La primera es el conflicto que defienden los “nuevos ateos”, cuyas publicaciones recientemente populares hacen que la existencia de Dios resulte inconcebible. La segunda es la postura del contraste. Según este enfoque la ciencia y la teología plantean preguntas totalmente diferentes. Y un tercer planteamiento es la convergencia. Los hallazgos científicos contribuyen a reflexionar sobre Dios y el sentido de la vida de una manera más amplia.

La ciencia enriquece a la fe genuina

Los descubrimientos científicos enriquecen la imagen de Dios. Desde que Darwin publicara El origen de las especies en 1859, la ciencia moderna ha tratado de debilitar la fe en Dios. La ciencia da la espalda a la fe y la teología. ¿Es posible creer en la divina providencia? Einstein pensaba que la creencia en un Dios personal es incompatible con la ciencia, aunque la ciencia -afirmó- depende de una  especie de fe. El científico, crea en Dios o no, exige tener una certeza robusta de que la naturaleza se rige por leyes que son inteligibles. En conclusión, la ciencia enriquece a la fe genuina.

Una fe basada en la esperanza – como fue la de Abrahán- quién fue llamado a un futuro nuevo y esperanzador. Dios es un aventurero y hace de nuevo todas las cosas por Amor. En conclusión, el universo no está terminado, apenas se ha empezado a descubrir. Un buen científico puede ser una persona de fe. La fe en Dios  abre la mente humana a otros niveles de sentido del relato cósmico y la prepara para la búsqueda de la verdad.

Destinatarios

Es un libro excelente para aprender a pensar sobre estos temas. Una introducción tanto para docentes como para alumnos de bachillerato y otros cursos de ámbito universitario. Sería bueno divulgar esta obra en las parroquias para invitar a participar en las conversaciones intelectuales de nuestro tiempo.

Marta Sánchez.

Comparte:

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar