Una comunicación que se hace ternura

Comparte:
comunicacion se hace ternura

Una comunicación que se hace ternura escribe Hna. Anna María Parenzan, ex-general de las Hijas de San Pablo. En mes de diciembre de 2019 hemos tenido la alegría de compartir nuestra vida fraterna con Hna. Anna María Parenzan en nuestra comunidad de Paulinas en Carril del Conde, España.

Comunica la ternura

Me fui a Madrid, a la comunidad de Carril del Conde para hacer un alto en el camino, descansar y distanciarme de la tarea tan bella pero exigente que he vivido en los últimos años. Fue como lanzarme en una realidad particular de la vida Paulina, en estrecho contacto con las problemáticas cotidianas de una casa de Delegación que, además de las tareas apostólicas, administrativas o de gobierno, está concentrada en torno a la realidad de las hermanas  “mayores”: una realidad frágil y rica de imprevistos que impide, a menudo, seguir un programa. He podido comprobar, con admiración y estupor, la flexibilidad de aquellas hermanas que con gran simplicidad pasan del compromiso comunitario  o de las variar tareas apostólicas, a la asistencia hospitalaria de las hermanas (a veces por varias semanas seguidas), y  muy a menudo de “urgencias”, que ya se hace familiar socorrer a las hermanas en situaciones de emergencia.

La ternura y el amor

He admirado el amor y la ternura con la que se tratan a las “mayores” no solo prestándoles los cuidados necesarios, sino ofreciéndoles motivos de vida y de participación. Y he observado con satisfacción la integración con las señoras que prestan un servicio retribuido en la cocina, en la asistencia, en los trabajos varios de casa.  Una auténtica comunidad abierta, la comunidad de Carril… alargada… en varias ocasiones, las hermanas de las comunidades más cercanas, van con gusto llevando alegría y recibiendo el testimonio  de fe, de oración, de amor concreto a la vocación paulina que se respira en esa comunidad.

comunicacion se hace ternuraHermana entre hermanas

¡He recibido mucho de esta visita! Y doy gracias de corazón, a cada hermana por el cariño, el compartir, la acogida entrañable.  Me he sentido verdaderamente “hermana entre hermanas”, he recuperado el gusto por las cosas sencillas, buenas, familiares y… ¿por qué no? he saboreado la libertad de no tener casi nada que hacer… solo respirar a pleno pulmón dejándome amar por Lourdes, Paula, Amalia, Almudena, Fiona, Inés, Isabel, Margarita, Sara, Antonieta, Adoración… Silvia y Cecilia que en el hospital sufría y ofrecía su dolor también por mi.

Con nostalgia, cariño y muy agradecida.

Anna María

Agradecimiento por parte de nuestra comunidad

Hay un dicho que dice, no podemos aplaudir con una mano para ello necesitamos ambas manos para aplaudir y expresar nuestra alegría y gratitud. Así ha sido nuestra experiencia con Hna. Anna María Parenzan.  Con mucha sencillez ella vivido su día a día con nosotras. Unida a nuestra alegría y la realidad de la comunidad. Queremos agradecerla por elegir nuestra comunidad para estar con su hermana y descansar. Le agradecemos por su servicio entre nosotras en los que haceres diarios.

 

Comparte:

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar