El manual del perfecto animador: 10 consejos para revitalizar la fe

2503
0
Comparte:
Manual del perfecto animador: 10 consejos para revitalizar la fe de los muchachos

El animador de las parroquias, de los distintos movimientos o comunidades cristianas deben ser personas maduras, tanto en humanidad como en la fe, para poder así cumplir bien su misión.

Al final del camino de vida del grupo al que ha acompañado, el mejor fruto debería ser que sus chicos y chicas deseen imitarlo, porque han comprendido que todo lo que les ha enseñado, lo que han compartido, lo que han disfrutado y sentido junto a su animador,  es porque este intenta llevar cada día a la práctica una vida plena de sentido, solidaria y profunda.

Estas páginas son el fruto de la experiencia de crecimiento personal, que algunos de estos animadores nos han regalado a lo largo de años de compromiso parroquial. Están escritas bajo la forma de diez consejos, que antes ha intentado hacer suyos el autor del libro y que desea compartirlos con nosotros, trazando un retrato eficaz de cómo debería ser un animador de catequesis en la parroquia de hoy.

Para un sacerdote, la pastoral juvenil de una parroquia es una de las cosas más extraordinarias que el ministerio le puede ofrecer. Los jóvenes cambian, pero al final son siempre los mismos: deseosos de autenticidad y de un guía amigo.

10 Consejos para revitalizar la fe de los muchachos

Todas las sugerencias que se encuentran en las páginas de El manual del perfecto animador tienen esta matriz común: concreción y sinceridad. Estas páginas están escritas bajo la forma de diez consejos, que nos permitimos ofrecer a los muchachos y muchachas que pretenden ser buenos animadores son:

  1. Ser fieles: solo quienes se interesan verdaderamente, al final resulta decisivo para el crecimiento positivo de los muchachos, algunos de los cuales ya ven poco a los propios padres (y no necesitan más decepciones que le lleguen de otra parte);
  2. ser precisos: nos lo impone el gusto por un trabajo bien hecho. Voluntariado no es sinónimo de informalidad;
  3. ser educados: parece que se da por descontado, pero para tener algo que dar, antes hay que verificar y confirmar que ese algo se posee verdaderamente;
  4. ser creativos: el aburrimiento y la monotonía repetitiva transforman al grupo juvenil en una residencia de ancianos;
  5. ser profesionales: porque entre decirle a un niño que haga un dibujo y enseñarle a colorear hay una enorme diferencia;
  6. estar al día: es más, saber anticiparnos a nuestros muchachos para demostrar que, cuando les hablamos de futuro, sabemos de veras lo que esto significa;
  7. ser sencillos: porque la vida a veces se hace ya de por sí complicada y alguien tiene que poder encontrar la punta del hilo;
  8. estar atentos: personalmente, a cada uno de los muchachos, especialmente a los que tienden a hacerse «invisibles»;
  9. ser libres: con el sacerdote, en el equipo, con los muchachos. Usando bien los ojos, la cabeza, el corazón;
  10. ser de… Espíritu: Santo. Pero también del Padre y del Hijo.

La educación es cosa del corazón

El ser animador de catequesis no es cuestión del carisma que se le da a algunos, y cada uno aporta y entrega solo los talentos que el Señor le ha concedido, sino de fiabilidad, de profesionalidad, de espíritu de colaboración, de atención a los muchachos que se les confío, de amor. Amor, en una palabra.

«La educación es cosa del corazón», decía también aquel cura excepcional que fue san Juan Bosco. Sí, porque a fin de cuentas no debemos tener miedo de decir que hacer bien de animador en la parroquia quiere decir amar: a los muchachos, a la Iglesia que se sirve, a Cristo presente en todos.

Y, si todavía podemos añadir algo más, cuando se habla de Espíritu ponemos también la acepción de… Santo Humor. He aquí por qué estos consejos están amenizados con una salsa de sana alegría. Porque en la catequesis queremos seguir haciendo que la santidad consista en estar muy alegres.

Autor del libro Manual del perfecto animador Diego Goso, el autor del libro, es párroco de tres comunidades en la diócesis de Turín. Escritor, periodista y asesor eclesiástico de la Federación Italiana de Escuelas Infantiles, está involucrado en la pastoral juvenil. Escribe y también da conferencias. Es autor de numerosas publicaciones.

Compra

Comparte:

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar