Gracias Señor por el don de la Llamada y la fidelidad a la vocación Paulina

1041
0
Comparte:
Celebración eucarística

El 1 de noviembre de 2016, fiesta de todos los Santos,  hemos celebrado los 50 y 60 años de fidelidad al Señor de las Hermanas: Antonieta Conti y María Ignacia.

Las bodas de Oro y bodas de Diamante  son un acontecimiento importante en la vida de toda persona, son un gran regalo para acoger, saborear, agradecer, celebrar y compartir lo que ha vivido a lo largo de estos años. También es reconocer la fidelidad del Señor en el SÍ de cada día, envuelta por su misericordia y ternura.

La Eucaristía de Acción de Gracias  tuvo lugar en Madrid, en la capilla de las Hijas de san Pablo (Paulinas). Presidió la celebración Don Lázaro García, provincial de la Sociedad de san Pablo. Las festejadas estuvieron  acompañadas por todas las hermanas de la delegación y también por los hermanos jóvenes en formación de los Paulinos. En su homilía, el padre subrayó la fidelidad que el Señor nos regala cada día para seguirle. Y dijo que los aniversarios son los momentos que Dios nos da para reconocer nuestra infidelidad, las caídas, nuestro desvío del camino, etc. Y ver en todas estas circunstancias el amor que Dios nos tiene.

Antonieta e Ignacia, protagonistas de este “evento”, renovaron el “SÍ” generoso de hace 50 y 60 años con una acción de  gracias. “Gracias Señor por nuestros padres, por el don de la fe, por el don de la vida y de la vocación Paulina, por estos años llenos de personas, de acontecimientos, de servicios y entregas, que nos han permitido sentir tu gran amor y la compañía y el apoyo de las hermanas,  de nuestras familias y de tantas personas que nos han acompañado en nuestra camino vocacional“.

Agradecimiento al Señor por los 50 años

Los 50 años de vida consagradaHoy es un día de alegría, de gozo y de gratitud profunda a Dios, que me ha llamado a seguirle entre las Hijas de san Pablo. Y me ha acompañado con su bondad y cariño a lo largo de estos 50 años. Él ha llenado mi vida de paz.

Qué decir de estos años de entrega al Señor; que han pasado deprisa pero han llenado mi vida de alegría y de paz. También he tenido días grises, no han faltado las dificultades, pero han sido llevadas con Él.

Tengo que proclamar con todo mi corazón la fidelidad de Dios. Él ha sido fiel a pesar de mis límites, deficiencias, cobardías y fallos. Quiero agradecer al Señor con el salmo 103, “Bendice, alma mía, al Señor y todo mi ser a su santo nombre. Bendice alma mía al Señor y no olvides sus muchos beneficios…”.

Doy gracias a Dios por todas las personas que he encontrado en mi camino y me han ayudado a llegar hasta aquí. En este momento quiero agradeceros a todos por el bien que he recibido de cada uno.

Gracias de todo corazón.

    Antonieta fsp

 Gracias Señor por los 60 años de mi vocación Paulina

Como me enseñaron mis padres “es de bien nacidos el ser agradecidos”, hoy quiero agradecer al Señor primero por mis padres y mis nueve hermanos, que siemLos 60 años de Vida Consagradapre hemos sido una piña. No puedo
olvidar la tierra que me vio nacer, “mi pueblo” y mi Virgen de Montesclaros.

Los días y los años han transcurrido llegando al día de hoy que, frente a todos vosotros quiero agradecer también a la congregación, que me ha enseñado a trasmitir el mensaje del Señor a tantas personas, por tantos pueblos.

Siempre quise ser “púlpito” donde se proclame la buena noticia. Mucho he rumiado las palabras de san Pablo, “Pobre de mí si no anuncio el Evangelio”.

Hermanas, gracias y, a pesar de que han pasado 60 años de mi primer sí, cuento con vuestra oración y ayuda para llegar al final. ¡¡¡Gracias!!!

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Ignacia fsp

Hijas de san Pablo España

Gracias Señor por todo

Comparte:

Dejar una respuesta