Descubre nuestro sueño, nuestro espíritu, nuestra misión y nuestra vida

Comparte:
Consagradas para vivir y anunciar el Evangelio con la comunicación

Una música con las notas del Evangelio

Hay una música en cada cosa: en el cielo, en las flores, en las estrellas… Hay una música dentro de ti: es el Espíritu que llena tu vida y te inspira palabras que llenan de gozo el corazón. Hay una música en las palabras y en los gestos de todo aquellos que anuncian el Evangelio: entre ellos estamos también nosotras, las Hijas de san pablo. Como si fuera una música queremos contarte nuestra historia.

Es una melodía que nace en la noche, que abría el siglo XX, cuando un joven de Alba (Italia), Santiago Alberione, se recoge en oración delante de la Eucaristía. Lo envuelve una luz especial, y en su corazón acoge la invitación de Jesús a dar vida a una nueva familia religiosa para anunciar el Evangelio, utilizando los medios más modernos. Es un acontecimiento que lo marca y lo anima a entregar toda su existencia para esta “nueva misión” que se le encomienda.

Con notas de mujer. Santiago Alberione, está convencido de que la mujer puede desarrollar un papel importante en la iglesia y en la sociedad. Entonces implica en su proyecto a la joven Teresa Merlo. Junto a ella, otras muchas jóvenes emprenden la ventura de ser apóstoles del Evangelio en el mundo de la comunicación, con notas inéditas de dinamismo y creatividad. Pronto descubren que la “música nueva” está…

…destinada a todos. Ha sido la gente quien nos ha dado el nombre de Hijas de san Pablo, porque, como él sentíamos la urgencia de llegar a todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo, desorientados por tantos mensajes que llevan a opciones equivocadas. Para ellos nosotras cantamos que Jesús es la verdad que libera, el camino que guía, la vida que da alegría.

…en la orquesta de la Iglesia. Somos mujeres en camino por los senderos de la historia, partícipes de las transformaciones y contradicciones de nuestra época, pero orientadas hacia una única meta: que Cristo viva en nosotras y todos podamos encontrarlo en nuestra vida. Al servicio de la Palabra que salva, desarrollamos en la Iglesia una misión que tiene…

…como confines, los del mundo. El Padre Alberione nos repetía: “Llevad la verdad con amor. Vuestros confines son los confines del mundo”.  Nos dedicamos a la evangelización a través de la producción de libros y pequeños medios, como postales y posters que difundimos a través de las librerías y centros de apostolado.

…juntas compartimos el Pan y la Palabra, construimos comunidad, crecemos como mujeres de comunicación. Nuestra historia continúa abierta al futuro: por eso juntas escuchamos el “sonido” de los signos de los tiempos en la sociedad y en la Iglesia y componemos melodías siempre nuevas sobre el tema del Evangelio.

Comparte:

1 comentario

  1. Sara 16 abril, 2016 at 16:26 Reply

    Mi gusta mucho esto sueño…cada vez más mi siento en sintonia con esta música.
    Muchas gracias por el lavoro magnifico…
    Tantos saludos a todo equipo 😉

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar